24 sep. 2019

El demonio de la humanidad: la impunidad.


No se rompan más la cabeza. Encontré la  fórmula. Y saben quién me la dio?.: Nietzsche.
En el libro "Tipos de poder" de James Hillman abro la primera hoja y me encuentro con esta cita de un autor tan polémico, polifacético pero genial que murió allá por el 1900:

"Ni la necesidad ni el deseo, tan sólo el amor por el poder es el demonio de la humanidad.

Miren lo que dice: Puedes darles todo a las personas -salud, alimento, abrigo, diversión-,  pero siguen siendo infelices y caprichosos, porque el demonio espera y espera; y debe ser satisfecho.

Quítales todo, pero complace a este demonio, y entonces será casi feliz, tanto como lo pueden ser los hombres y los demonios."



Santiago Kovadloff (filósofo, ensayista argentino) me completa la idea de lo que quiero sugerir para pensar: "La corrupción es un delito y no puede olvidarse. Si una sociedad está dispuesta a dejar de lado la conciencia y la corrupción está perdida como sociedad democrática, porque la impunidad pasa a ser poder" (se acuerdan de Yabrán?).


Prometen impunidad, señores!!.

Fuente: "Tipos de poder. Guía para pensar por uno mismo. de James Hillman
Ediciones Granica. 1998.



Dios nos libre de la ignominia, el bochorno, la falta de moral de un pueblo que es capaz de votar a quienes los llevó a la decadencia moral, a la naturalización del robo, de la muerte de un  fiscal, de accidentes por falta de mantenimiento de ferrocarriles, de las muertes por inundaciones, de las muertes por el paco, a la radicación de narcos en el país. El mundo nos mira pasmado, No puede creer que Argentina vote por la decadencia. El poder en democracia se supone lo tiene todo el pueblo, no una parcialidad empoderada en la impunidad.
SMC


No hay comentarios.:

Publicar un comentario