27 abr. 2014

El peronismo es como los piojos.

El peronismo como los piojos, crean resistencias. Como las cucarachas: crean anticuerpos y mutan y así perviven a través del tiempo. En un tiempo se llamaban menemismo, ahora se llaman kirchnerismo. Luego veremos.
Pero sabiendo que los piojos no saltan ni vuelan el tema es no arrimarlos a la cabeza. Por eso por lo menos semanalmente hay que revisarles las cabezas a nuestros hijos observando atentamente que no entren ni siquiera por detrás de las orejas ni que se acomoden en el calorcito del borde de la nuca.
Si les lavamos diariamente la cabeza y les pasamos el peine fino para que no les quede ni una liendre estamos previniendo. Pero es sumamente importante que no compartan ningún elemento porque en ellos viene la contaminación.
Por las dudas toda la familia se tiene que controlar, no vaya a ser que se acercaron demasiado y cuando se dieron cuenta, zápate!!.
Si los ves rascándose la cabeza debes revisársela porque están con dudas y confusos y es el primer síntoma.

Lo más interesante es que fuera de la cabeza no duran más que 24 a 48 horas. Así que si utilizó algún material kirchnerista es cuestión, para no errarle, que lo pongas en una bolsa, y a los dos días lo saques con la tranquilidad que en 48 horas las ideas mueren solas. Se sostiene sólo en la cabeza de algún argentino. Por suerte no producen pandemia.

Es una broma!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario