14 ago. 2019

No todo el que te caga quiere tu mal.

Muchos años ha, escuché un cuento con moraleja en boca de Chirolita, el muñeco de Chasman, el ventrílocuo. No lo podía encontrar y había partes que no recordaba. Ahora hallé algo similar y lo mezclé con mis recuerdos. No sé cómo quedó JA:


Hace un tiempo cuando el frío invierno estaba terminando, había un pequeño pajarito en la desnuda rama de un árbol a punto de morir congelado, apenas le quedaban fuerzas y finalmente cayó de su rama al suelo completamente desfallecido.

Gracias a la nieve amortiguó el golpe y la caída no fue mortal. Sin embargo el fatal desenlace se aproximaba, seguía nevando y no tenía apenas fuerzas para levantarse y la nieve lo cubría.

Justo cuando estaba a punto de morir una vaca que venía de pastar se detuvo y defecó justo encima del animalito cubriéndolo con bosta.

Aquella embarazosa situación que podría haber sido ridícula, significó la salvación del pajarito, ya que las heces estaban calientes y el calor lo comenzó a reanimar .

Cuando se recuperó. levantó la cabeza y muy contento por haberse librado de congelarse, asomó su cabecita y empezó a piar loco de contento.

Por desgracia, la misma buena suerte que había tenido para que la vaca acertase con sus heces la tuvo de mala ahora, ya que pasaba por allí un zorro, que al oírlo piar, se acercó corriendo, le dio su aliento para calentarlo y después se lo comió.

Esta fábula contiene varias moralejas:

1.- No todo el que te caga quiere tu mal.

2.- No todo el que te alienta es tu amigo.

3.- Si estás con la mierda hasta el cuello, pero feliz, no digas ni pío.





1 comentario: