31 ago. 2014

Como el caburé, el rey de los pajaritos.

Cuántas similitudes se encuentran con los seres humanos cuando uno observa las conductas de algunos animales. Principalmente, cuando la cultura popular lo toma como referente, atribuyéndole dones con sólo portar o su piel, o sus plumas o sus colmillos.
He aquí que me topé, por una de esas casualidades, con un pájaro muy particular: el caburé. Le dicen el "rey de los pajaritos" o "el tirano de la selva". Una especie de lechuza, que no mide más de 16 cm. y que sin embargo es un depredador de aves, inclusive de las que lo superan en tamaño.


Se le atribuye un encanto similar a las sirenas. Su canto hace revolotear a las otras aves alrededor suyo, entre las que elige su presa. Tiene poderosas garras con las que atrapa a sus víctimas en vuelo para ultimarlas de un picotazo en la cabeza y "comerle los sesos", literalmente.
En el cuento del paisanito a quien Güiraldes, llama Dolores, dentro de "Don Segundo Sombra", describe las peripecias que el mismo pasa para cazar un caburé para sacarle las plumas de la suerte y rescatar a su china de las garras del hijo del diablo. Y el encuentro con ese ave lo describe así:
"vido (vió) que alrededor de un naranjo revoloteaban una punta de pajaritos y dijo pa sus adentros:   -Allá debe de hallarse lo que buscás.
     Gateando como yaguareté, se allegó al lugar y vislumbró al bicho
parao en un tronco. Ya había muerto dos o tres pajaritos, pero seguía de
puro vicio partiéndole la cabeza a los que se le ponían a tiro".


El folklore atribuye al caburé el encanto de lograr lo que quiere y toma parte de su "suerte" al poseer sus plumas.
 Pero  el corazón del caburé  puede sujetar hasta al mismo diablo, porque como dice Güiraldes: "tiene el peso de todas las maldades del mundo".
Me parece haber visto a una especie de lechuza, con un canto muy particular, que hace revolotear a otras aves a su alrededor y que una a una les va comiendo los sesos, de puro vicio nomás, porque tiene todas las maldades del mundo... Un bichito que se las trae. Si la ven no les recomiendo que tomen sus plumas como amuleto, dicen que no trae buena suerte...Por el corazón, vió?.
Otro día hablaremos de la interpretación que se le da en el tango "El caburé", donde se le atribuye a un individuo cortejador, seductor, el ser irresistible con las mujeres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario