3 sep. 2013

El tema de la droga tiene remedio pero la delincuencia nos gobierna.

El tema de la droga no puede ser solucionado por fuerzas locales. La cercanía quita poder. La policía local no tiene estrategias ni un departamento de investigación que establezca la logística adecuada. El conocimiento cotidiano entre distribuidores que viven en la pobreza (porque ellos mismos son consumidores y esa dependencia los vuelve vulnerables y miserables), no permiten la distancia que se debe tener para la toma de decisiones. Como para consumir tienen que cometer delitos comunes pasan frecuentemente a estar detenidos.En las mismas comisarías o centros de detención toman mate juntos, policías y delincuentes.
 Sólo una organización independiente, que actúa  de improviso, obtiene resultados efectivos pero cuando termina se va. Eso quita también vulnerabilidad de las fuerzas del orden, expuestas a ataques de venganza. Lo vemos en un ejemplo local: lo que se investigó en Santa Fe vino desde un juez que no era de la zona.
Como hemos dicho en otras oportunidades: si no quieres que algo se investigue, crea jurisdicciones.
Lo decía el ex Ministro de gobierno de Obeid, Roberto Rosúa: nosotros atendemos el chiquitaje y cuando llegamos al grueso tenemos que pasarlo a la policía Federal. Las políticas tienen que ser integrales con un cuerpo adiestrado al respecto.
Soluciones hay. No creamos que no tiene solución. El tema está que para poder mantener un "relato" de ocupación en un país empobrecido como en el 2001, necesitaron (o pactaron, no nos olvidemos de la efedrina que bancó la campaña) que los desocupados tuvieran una "ocupación" y combatir el narcotráfico ahora, significaría dejar a mucha gente en la calle y para colmo drogada sin salida social. Para ello se necesitarían políticas públicas de desintoxicación, reinserción y salidas laborales. Pero ellos están en los grandes números!!! y en Puerto Madero!!!. No se puede arremangar a sacar a la gente del barro que está cubriendo a la sociedad.
Si el lavado de dinero no es combatido, si los puertos no tienen scaners, si no tenemos radares para entradas de avionetas, si los ríos no se fiscalizan, si las fronteras no tienen gendarmes, en ningún ámbito hay políticas antidrogas. Y sabemos que la entrada de la droga trae mayor violencia.  Entonces tenemos que deducir sin equivocarnos que la delincuencia nos maneja, por desidia, por inoperancia o por complicidades políticas visibles.
Nunca es triste la verdad lo que no tiene es remedio!!!. Los que se tienen que ocupar de esto están tuiteando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario