21 jun. 2019

La fría cárcel del autoengaño.




Primero es un buen refugio. Luego, como lo ilustra Flavita, es algo de lo que no se puede salir.
El autoengaño implica convencerse a sí mismo de una "verdad" (o la falta de la verdad) que no revela un autoconocimiento del engaño. 
Existirá la manipulación del autoengaño?. Produciendo mensajes para que uno no sepa dónde está la verdad ni dónde la mentira, y así no sepa dónde afincarse?. Sabemos que no hay nada más torturante que la incertidumbre. Produciendo excesos de verdad y excesos de mentiras  será una mecánica para que desestimes unas y otras, las ignores?.

Así dice  Jean Baudrillard:en "Las estrategias fatales":
Para escapar del sentido de las cosas:

A lo más verdadero que lo verdadero, opondremos lo más falso de lo falso.
No enfrentaremos lo visible a lo oculto, buscaremos lo más oculto que lo oculto: el secreto.
No buscaremos el cambio ni enfrentaremos lo fijo y lo móvil, buscaremos lo más móvil que lo móvil: la metamorfosis.
No diferenciaremos lo verdadero de lo falso, buscaremos lo más falso que lo falso: la ilusión y la apariencia.

No solo en el amor, hablo de la política por ejemplo. Formás TU VERDAD, que aunque te autoengañe te sirve de referencia?. Nadie te saca de ahí. Aunque fuera lo más falso de lo falso.
Para pensar, no?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario