28 jun. 2019

Cómo hace el colibrí para dormir y para migrar?.




Tiene que libar néctar cada 15 minutos, si no come por una hora muere. Sin embargo duerme y realiza migraciones de cientos de kilómetros.
Ya vimos cómo el colibrí vuela y se alimenta (ver), con la cantidad de batidos de las alas (80 por segundo) realiza un esfuerzo  supremo.
El corazón de los colibríes bombea sangre a más de 1200 latidos por minuto, el récord absoluto en frecuencia cardíaca de los vertebrados. En conjunto, los colibríes tienen el honor de alcanzar las tasas metabólicas más altas de la biosfera: consumen energía en proporción a su masa corporal a una velocidad que, simplemente, es insuperable por ningún otro organismo.
Inevitablemente, toda esa energía debe reponerse a un ritmo equivalente con la ingesta de alimentos, una cantidad de néctar superior al peso de su propio cuerpo, de tal manera que siempre tiene el mismo peso, porque LO GASTA.
Pero si un colibrí consigue mantenerse con vida es porque, por término medio,cada 15-20 minutos está libando néctar para sobrevivir. No podría estar más de una hora sin alimentarse, pero duerme y migra.

PARA DORMIR: los colibríes desarrollaron un estado de letargo durante la noche en el que su temperatura se reduce de los habituales 40ºC a la temperatura ambiente, su corazón se ralentiza hasta el centenar de pulsaciones por minuto y sus riñones dejan de funcionar para evitar la muerte por deshidratación. Sólo de esta manera sobreviven a este intervalo inevitable de ayuno.

PARA MIGRAR:
Los colibríes  deben volver a regiones más cálidas en invierno realizando una migración que si ya es asombrosa en aves grandes, resulta espectacular en estos animales que, como hemos visto, son tan dependientes del suministro continuo de energía.
Los colibríes, justo antes de realizar su migración acumulan  gramos de nutrientes en forma de grasa (mucho más ligera que el glucógeno) justo hasta el límite de peso que son capaces de acumular sin pesar demasiado para volar. Es de esta manera como muchos consiguen, de un solo trayecto y sin detenerse, atravesar los cientos de kilómetros de mar que separan Florida de Yucatán. Muchos de ellos mueren cada año en el intento, pero otros regresan a la primavera siguiente en lo que es sin duda una proeza metabólica más que sobresaliente.
https://www.lasexta.com/tecnologia-tecnoxplora/ciencia/ecologia/maldicion-colibri-estar-siempre-hora-morir_2014081257fca4fe0cf2fd8cc6b0e96b.html

Si aprendiéramos sólo de los pájaros, el esfuerzo que realizan para su supervivencia, capaz que no nos asombrarían tanto. Pero los humanos con nuestra "inteligencia" no coordinamos esfuerzos ni pensándolos.teniendo el mundo a nuestro alcance.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario