21 may. 2019

La rebelión contra el destino...



No hay rebelión contra el destino más vehemente y más obstinada como el de la vida vegetal. Se nutre de su raíz, que la sujeta indisolublemente al suelo. Es la que la condena a la inmovilidad desde que nace hasta que muere.
La flor da al hombre un prodigioso ejemplo de insumisión, de valor, de perseverancia y de ingeniosidad.

Las plantas y las flores para multiplicarse tienen que vencer, a causa de la ley que las encadena al suelo, dificultades mucho mayores que las que se oponen a la multiplicación de los animales. Así es que la mayor parte de ellas recurren a astucias y combinaciones.

Por ejemplo la elaboración del néctar, absolutamente inútil para sí lo fabrica para atraer y retener al libertador como el abejorro, abeja, mosca, mariposa que realizarán el traslado que no pueden hacer por sí mismas.
Una vez logrado el fruto, el envoltorio azucarado es tan inútil para la semilla como el néctar, que atrae a las abejas lo es para la flor. El pájaro se come el fruto porque es dulce y se traga al mismo tiempo la semilla, que es indigestible. El pájaro vuela y devuelve poco después, tal como la recibió, la semilla desembarazada de su vaina y dispuesta a germinar lejos de los peligros del lugar natal.
Por otro lado desarrollan sus mecanismos de defensas. Como el caso de silenas que como a quien más temen es a la hormiga, disponen debajo del nudo de cada tallo un ancho anillo viscoso.
Hay desde luego la apasionante cuestión de las espinas, cuanto más árido y quemado por el sol es el lugar en que crece la planta, más se eriza ésta de dardos, como si comprendiese que casi sola, sobreviviente entre las rocas desiertas o sobre la arena calcinada, es necesario que redoble enérgicamente su defensa contra un enemigo que no puede escoger .
Y así podríamos seguir encontrando las estrategias de preservación de la especie contada tan magníficamente como lo hace Mauricio Maeterlinck en “La inteligencia de las flores”.

Cabe recordar La abejas y el día de la consigna esperada donde el mismo autor nos hablaba de la forma que las abejas se liberaban de los zánganos.

ESTAMOS EN LA SEMANA DE MAYO...esos milagros de la naturaleza. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario