21 nov. 2014

Cuando todos piensan igual...

Y es lo mismo cuando todos están condicionados a decir lo mismo para coincidir. Lo importante es dejar de ser usados por la lengua para pasar a hacer un uso de ella acorde al propio deseo. Principalmente cuando las otras lenguas implican en sí hipocresías. No a las hipocresías. Ya tenemos demasiado.

“Por cerca del año 2000 antes de Cristo, un mercader griego, rico, quería dar un banquete con comidas especiales. Llamó a su esclavo y le ordenó que fuera al mercado a comprar la mejor comida. El esclavo volvió con un bello plato, cubierto con un fino paño. El mercader removió el paño y asustado dijo:
- ¿Lengua? ¿Este es el plato más delicioso? El esclavo, sin levantar la cabeza, respondió:
- La lengua es el plato más delicioso, si señor. Es con la lengua que usted pide agua,  hace amistades, conoce personas, distribuye sus bienes, perdona, se comunica, canta, cuenta historias, guarda la memoria del pasado, dice "yo te amo".
El mercader, no muy convencido, quiso testear la sabiduría de su esclavo y lo envió nuevamente al mercado, ordenándole que trajera el peor de los alimentos. Volvió el esclavo con un lindo plato, cubierto por fino tejido, que el mercader retiró, ansioso, para conocer el alimento más repugnante.
- Lengua, otra vez! dijo el mercader, espantado.
-Si, lengua, dijo el esclavo, ahora más altivo. Es la lengua que condena, separa, provoca intrigas y celos. Es con ella que usted blasfema y manda para el infierno. La lengua expulsa, aisla, engaña, ofende . Es con ella que usted pronuncia la sentencia de muerte. 
No hay nada peor que la lengua, no hay nada mejor que la lengua... Depende del uso que se hace de ella”.

Borges habla de la hipocresía argentina y dice:
"No importa que haya pobres; lo que importa es que no se sepa".
Parafraseando a Borges diría:
"No importa que haya narcotráfico, lo que importa es que no se sepa quién permite que se instale".

El uso que cada uno hace de su lengua puede comportar goces y en otros casos perjuicios. Lo importante es no ser usados por la lengua, es decir, no ser aquellos sujetos que están dominados, dirigidos por los dichos de otros, por lo que otras “lenguas” dicen, siendo cómplice de la hipocresía.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario