13 ene. 2011

A los argentinos no nos gusta que nos digan la verdad



Cuenta la leyenda que en un antiguo y remoto país del oriente había un rey muy cruel y por lo tanto, injusto. Todo aquello que lo fastidiara lo destruía de inmediato. Así también cada vez que recibía un mensajero proveniente de los confines de su reino, si este le traía una mala noticia lo hacía matar de inmediato. De esta manera, confundiendo el mensaje con el mensajero y la realidad con la sombra de la misma, logró que nadie se atreviera a decirle lo que realmente pasaba. Fue así que ni siquiera se enteró de que había dejado de ser rey, tal era el pánico que aún provocaba ese tipo de comentarios. Fue así también que cuando su pueblo lo condenó a muerte ni el verdugo se atrevió a comunicarle la sentencia. Nadie sabe si tuvo tiempo de sorprenderse cuando su cabeza cayó sin anuncio previo. Lo que es leyenda alguna vez reflejó una realidad; lo que alguna vez fue realidad, en otra oportunidad puede repetirse. Como en la leyenda también el mensaje puede molestar y muchos quieren eliminar al mensajero. A la técnica de la supresión física se han agregado los estilos de supresión moral.

http://www.region.com.ar/productos/semanario/archivo/864/editorial864.html

Ese rey somos los argentinos. No nos gusta escuchar la verdad. Qué amargado, qué agorero, qué pájaro de mal agüero!!!. A la Dra. Carrió se la va a combatir de todas maneras porque da un cuadro de situación de lo que pasa en la Argentina. Comparto todos y cada uno de los conceptos que ella sostiene. No sé si es la persona adecuada para llevarlos a cabo pero estoy convencida que las opciones que presentan son las que vamos a tener que elegir. Y esas opciones son en las que se van a tener que alinear los otros candidatos. Ética, República, organización social, reglas claras. Los que están a favor de dar la batalla y que nos ubiquen en el rescate de esos valores, y los que no.
Ella los pone en una disyuntiva que van a tener que elegir y encolumnarse de uno u otro lado. Los que sabemos donde están, los que ya son de una manera determinada y los demás que van a tener que definirse y mostrarles a la sociedad quiénes son y adónde nos llevan. No hay fantasías, hay objetivos claros que lograr, y eso lo tenemos que lograr desenmascarando a los candidatos. De qué lado están y cómo van a hacer para lograrlo. Ese compromiso se lo tenemos que hacer asumir ANTES DE LAS ELECCIONES y cumplir DESPUES DE LAS ELECCIONES.
Si no escuchó el video y quiere cambiar las cosas, sepa qué camino quiere elegir, aunque vaya de la mano de otra persona. > Sabiendo lo que nos pasa sabremos qué exigir a nuestros candidatos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario