21 feb. 2010

El radicalismo y su hijo pródigo



Hijo pródigo. Es una de las parábolas de Cristo. Enlaza el pecado, el arrepentimiento y el perdón. Según la historia el hijo exige su parte de la herencia y la libertad para usarla fuera de la voluntad de su padre. Tras la vida de derroche y libertinaje, el hijo cae en la miseria y reflexiona acerca de su provecho personal y cae en cuenta que le traerá mayor bienestar regresar donde el padre que seguir por su cuenta. El clímax de su historia sucede cuando parte de regreso a casa de su padre y encuentra en este un perdón incondicional.
Hasta aquí la historia del hijo pródigo según la Biblia. Si pensamos a nuestro Vicepresidente para sacar una metáfora nos faltaría esta pequeña historia:
Un hijo pródigo, habiendo derrochado su patrimonio, sólo le quedaba un manto.
De repente vio a una golondrina que se había adelantado a la estación.
Creyendo que ya llegaba la primavera, y que por lo tanto no necesitaría más del manto, fue también a venderlo. Pero regresó el mal tiempo y el aire se puso más frío.
Entonces, mientras se paseaba, halló a la golondrina muerta de frío.
— ¡Desgraciada! - le dijo - nos has dañado a los dos al mismo tiempo.

Moraleja: Toma nota de si es la hora correcta antes de ejecutar una decisión. Una acción a destiempo puede ser desastrosa.
De esta moraleja vendrá la otra: una golondrina no hace verano....?

2 comentarios:

  1. Me encanto la figura del hijo prodigo y el hecho de que se daña a si mismo y al partido. Totalmente de acuerdo

    ResponderEliminar
  2. Volver puede volver, pero con el perdón total, no. No se puede decir que acá no ha pasado nada.

    ResponderEliminar