25 sep. 2014

Hambre de libros o hambre de delito.

Hoy llegó a mis manos el discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo en 1931 donde habla de "las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos".
Después reflexiona con algo de lo que nadie va a disentir, a pesar del paso del tiempo, que está bien que todos los hombres coman, pero que existe la necesidad que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
http://www.universoabierto.com/6011/pretextos-discurso-de-federico-garcia-lorca-al-inaugurar-la-biblioteca-de-su-pueblo/
Vimos a humildes con "hambre de agua", pero en estos tiempos vimos a alguien con "hambre de libros", con deseos de saber, con conciencia de su ignorancia?.
Observando lo que los medios muestran y cómo trabajan al respecto no creo que este hambre se pueda despertar. Siempre recuerdo a aquel chiquito a quien escuché que cuando fuera grande quería trabajar de ladrón como su tío y también recuerdo a su maestra deshaciéndose en explicaciones sobre que eso no era un trabajo y que su tío estaba preso. Se acuerdan?. Contestó: pero sale la semana próxima. Describía con su gesto, con orgullo y sacando su pechito cómo romper el vidrio de un auto para robarle la plata de la cartera de la señora que manejara. Apasionado!!.
No vi porque me resultaría intolerable, ni leí los comentarios,  la entrevista que Mauro Viale hiciera al motochorro que se hizo famoso por el video de los extranjeros,  pero me acordé de ese chiquito. Se imaginan qué ídolo puede representar alguien que protagonizó la imagen de un video, prepoteando  a alguien con un revólver y por eso llegar a la televisión?. Ese niño tendrá hambre de libros?. No, tiene el ejemplo de lo que quiere ser en la televisión. Le anularon su hambre de libros y le alimentaron su hambre de delito.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario