17 sep. 2014

Algo te llevarás cuando mueras

Hablo de la muerte porque venimos con la muerte dentro de nosotros mismos. Somos moribles, tanto como el cristal es rompible. Pero vivimos como si nunca nos fuéramos a morir y no le damos vamos a la vida, a lo que somos y a lo que podemos dejar como impronta.
Siempre escuché decir que uno no se lleva nada cuando muere y no es cierto. Se utiliza la expresión, fundamentalmente, para quien acumula dinero y eso es verdad, no entra en el cajón. Y los demás se lo van a repartir. Queda. Es tangible. Y de lo que no disfrutes otros van a disfrutar.
Pero uno se puede llevar secretos a la tumba que podrían ser muy importante para encontrar a alguien, aclarar una identidad, destrabar situaciones familiares que no se destraban por algún desconocimiento de lo que pasa. Y eso se lo lleva.
Se puede ir con esos conocimientos que fue incorporando de la observación de la vida a través del tiempo y que haría muy bien en repartirlos antes porque si se los lleva a la tumba, entran en ella y nunca más van a salir y con la suma de las vivencias se forma una cultura. Por eso los indígenas le dan tanto valor a la memoria que se va traspasando de generación en generación. Te llevás la memoria, te das cuenta?
Se lleva órganos importantes que pueden dar calidad de vida a otros, que no les van a servir para nada después de muerto y que permitirán que alguien vea (sabés lo que eso significa, no), que alguien pueda sentir el latido de su corazón, que alguien pueda vivir sin depender de una máquina y correr y saltar.
Es probable que muchas cosas más te lleves cuando mueras. Pensalo. Hace bien vivir como si fuera el último día, porque eso le da valor a lo que tienes y puedes compartir. No te parece?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario