4 ago. 2014

Trucos para salir del viejaje con humor?



1.-Si te repetís.
Uno de los primeros síntomas es un uso, cada vez más frecuente, de las frases favoritas.
Cuando te das cuenta que tus oyentes están comenzando a hacer aquel tradicional gesto de confirmación con la cabeza y terminar las frases por uno, emplear tu mejor truco: terminar la frase de forma inesperada.
Por ejemplo: -Desperté a las dos horas y deseé tanto volver a...
-A dormir, se apura el imprudente interlocutor.
Responder: No, a París...

2.- Hablar de enfermedades.
En Norteamérica hay un grupo de mujeres de sesenta años, amigas de hace más de cuarenta, que una vez al año pasan un fin de semana en un spa. La primera parte del programa, un domingo a la noche,  es un "recital de órganos": cada una de ellas recitan sus nanas o estado en que se encuentran sus órganos: corazón, útero, pulmones, riñones, dando detalles de sus condiciones anatómicas. Después de eso, durante el resto del tiempo, el tópico "condiciones físicas" queda terminantemente prohibido.

3.- Economizar.
Un día antes de morir la tía Charito, a los noventa y dos años, se la quiso convencer de ir al hospital. "Yo no tengo condiciones de pagar", protestó. "Claro que tenés, seguro y dinero en el banco", le dicen. "No puedo gastar aquel dinero", ella respondió. "Estoy ahorrando para mi vejez". A gastar, good show!!!.

4.- Ser una persona desorganizada.
Uno pasa el equivalente de cinco años de su vida buscando las llaves del auto, los lentes, libros, chequera, número de teléfonos, paraguas, sólo porque no se dispuso pasar el equivalente a un año dándole a las cosas un lugar. Si uno continúa así, uno gasta más tiempo del que le resta, y todo por una oscura rebeldía que tienen raíces en el hecho de haber sido siempre obligada a arreglar el cuarto antes de salir a jugar.

5.- Lapsus de memoria.
Confusión explicita denuncia mucho más el viejaje.
Lo mejor, comience a inventar nombre - lugares, datas y acontecimientos. con tanta convicción que acabe por confundir al interlocutor y hacer que ellos se sientan sacudidos en su autoestima.

Winston Churchill decía: "Nunca, nunca jamás, desista de alguna cosa".
Y Janis Joplin cantaba que "Libertad es sólo otro modo de decir que no se tiene nada que perder". Wendy Reid Crisp dice:  que la gloria está en algún punto entre Janis e Churchill. Nunca más desistir ya que no se tiene nada que perder.

Versión libre del libro "100 coisas que eu não vou fazer agora que tenho 50 anos" de Wendy Reid Crisp publicado por L&PM Editores. Porto Alegre

No hay comentarios.:

Publicar un comentario