26 jun. 2013

De cómo con la suma de lo pequeño se hace lo grande.

Pequeños proyectos de energía iluminan la vida de miles de centroamericanos
Se trata de micro o pequeños proyectos, que en el caso de los hidroeléctricos oscilan entre 30 y 500 kilovatios y que sustituyen o reducen el uso de combustibles fósiles, con el consiguiente beneficio económico y ambiental.
Los proyectos abarcan energía solar energía eólica, de bioenergía generada por biogás mediante procesos agroindustriales y la instalación de cocinas eficientes.
El programa, ha beneficiado a familias, que viven en áreas rurales aisladas, incluidos grupos indígenas.
El coordinador regional de AEA, Salvador Rivas, dijo a EFE que, aunque pueda considerarse bajo el número de beneficiados, el valor de los proyectos reside en que "en esas zonas normalmente no hay energías modernas", como electricidad o gas, que "tardarán mucho tiempo o será imposible que lleguen" por su lejanía. Los proyectos suponen opciones "a un costo más bajo", que además de suministrar energía para los hogares hacen funcionar sistemas de riego por goteo o de secado de granos que mejoran la producción agrícola, entre otros beneficios, añadió.
Rivas apuntó que las estufas que funcionan con biogás obtenido del estiércol del ganado disminuyen el uso de leña, lo que "tiene un impacto en la salud, ya que los efectos del humo y de los gases tóxicos en mujeres y niños se evitan significativamente".
Los 281 proyectos se completan con otros 39 que son regionales pues abarcan los ocho países, como un proyecto de calentadores solares de agua para hoteles rurales, indicó Villalta
El coordinador de AEA destacó la importancia de los pequeños proyectos de energías renovables en zonas transfronterizas, pues "son las más olvidadas, los municipios más pobres, los mas alejados de las capitales".
 © EFE 2013.
Lo venimos diciendo, y ya lo están aplicando con éxito. Pagamos fortunas por la energía producida por fósiles y no desarrollamos algo tan simple como lo expuesto que favorecería a aquellos que tienen los mismos derechos de los que vivimos en las grandes ciudades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario