16 sep. 2019

Desde La Pampa llegaron buenas noticias.

Sigamos viendo nuestra juventud sana. Ejemplo de trabajo y empuje. Puede replicar lo de Don Emilio, en Tolhuin, Tierra del Fuego.

Tania tiene 21 años y es oriunda de La Humada, La Pampa. Desde hace unos meses, abrió la panadería que sus padres cerraron hace dos años atrás. Empezó con unos 40 kilos de pan y galleta diarios.
No es fácil, pero es todo un desafío. Mis padres, me enseñaron a hacer galletas y aquí estoy. Por ahora trabajo sola. Hago desde la masa, el horneado y el reparto en despensas y comercios de la localidad”,
En tiempos de hornos eléctricos, la galleta de campo, horneada en horno a leña, tiene otro sabor: “Con el permiso de productores de los campos cercanos a la localidad, voy a buscar la leña. El horno es grande y se necesita mucha leña. Además del sabor especial, en lo personal también tiene esa gratificación cuando saco la galleta lista para comer”, sostiene.
JÓVENES
Heredó el oficio de sus padres, Olga y Guillermo, y ahora quiere sumar a otros jóvenes: “En La Humada cuesta llevar adelante un emprendimiento propio, sobre todo cuando sos joven. Lo que quiero es seguir con la panadería, anexar elaboración de masas y facturas, y que esto genere la posibilidad de poder darle oportunidades a jóvenes del pueblo que quieran trabajar”.
Tania cuenta que todo cuesta, pero que hay recompensa.“Costó arrancar y decidir abrir la panadería. Desde lo personal, no fue nada fácil decidirme y encarar esto. Pero, todo tiene su recompensa; hoy los vecinos vienen a buscar galletas y están los comercios y despensas de la localidad que también me compran. Soy una agradecida de la gente”,finaliza.
Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario