30 jul. 2019

Si lo matás le empatás...



Estamos en plena campaña electoral.
MAURICIO JAITT dice “Por más seductoras que sean las propuestas de campaña, por más convincente que sea la forma en que el candidato trasmita esas propuestas, por más penetración que tengan los medios a través de los cuales se comunican, por más que estos y otros factores se unan para producir la imagen del gran candidato, todo servirá de poco si el mensaje no tiene contenido y si ese contenido no está sostenido por un trípode simple pero efectivo: racional, posible y realista". Y eso no es lo que estamos viendo principalmente de parte del kirchnerismo. Una campaña basada en la chicana.

Qué es la chicana política?:
Trampa, argucia, engaño, ardid, que procede del argot francés: chiqué (trampa) este del verbo francés chicaner: provocar una disputa; hacer un embrollo o un enredo. El diccionario dice: embrollo de abogado (qué casualidad!!). Por lo tanto, en la jerga política se denomina «chicana» al discurso falto de contenido ideológico o programático que busca ofender o provocar al adversario. 

Los que saben dicen: Las chicanas como las humillaciones tienen vida breve. Quien vive usándolas, al fin se queda solo con los obsecuentes. 
Serán nuestros representantes?.

 Esperemos que esto sea cierto: esto les pasa a los chicaneros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario