9 dic. 2018

La zona de confort de los delincuentes.


" En la época de las cavernas el Homo Sapiens estaba en la cueva -su zona de confort, salía a cazar y volvía con el botín a su lugar seguro.
En la Edad Media, los señores feudales luchaban entre sí, pero, cuando algún peligro acechaba, el castillo era siempre un sitio en el que refugiarse.
Hoy todo cambió, ya no hay cavernas ni castillos seguros. Las reglas de la cacería se modifican a diario, los peligros son difíciles de identificar, y a cada paso que damos, podemos pisar superficies desconocidas.
Actualmente la realidad no tiene una hoja de ruta. Nuestro universo es mucho más grande y la participación en ese universo tiene otras reglas. Y eso hace que lo que a veces era nuestra zona de confort haya dejado de serlo, lo que nos obliga a vivir en la incomodidad constantemente, en un mundo inestable. Somos todo el tiempo equilibristas que se tambalean sobre la cuerda floja".

Hasta para los delincuentes.Ni los corruptos, ni los narcos, ni los violentos, ni los chorros se dieron cuenta del cambio donde las nuevas reglas del mundo son transparentes. Ya no están en su zona de confort. Van siendo identificados, grabados,  filmados. Y aunque criaban palomas mensajeras están presos.
El tema está, que como dice Szoka, no los saquen de su zona de confort para meterse otros. O sí, esa es la inestabilidad también.

Libro de donde extraje el fragmento : Expuestos: las nuevas reglas del mundo transparente. De Sergio Rolberg

No hay comentarios.:

Publicar un comentario