11 ago. 2018

La venganza de los aplaudidores?

Cuántas veces los vimos soportar los discursos de la señora con estoica postura?. Tenían que dejar sus obligaciones y estar ahí para aplaudir lo que ella decía.

Una vez los catalogué en función de la cara que tenían en las escenificaciones de algunos discursos:

-los obligados :cara fruncida, cruzados de brazos o tapándose la boca. Aplausos alternados.
-los aficionados a caretear: aplauden hasta cuando los están condenando a muerte.
-los afines: miran con cara rabiosa a los otros claques, con mirada amenazadora por si no aplaude (se sientan de frente).

Tenía una mezcla de sentimientos:  me daba vergüenza ajena verlos tan arrastrados, sin dignidad.
Me daban lástima porque los veía, digamos agarrados, del cogote. De cualquier manera sin dignidad.
Ahora sabemos por qué aplaudían.

Sor Juana Inés de la Cruz se refería a la prostitución:

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?


Serán los intereses. Se prostituyen. Pero evidentemente los argentinos son fácilmente manejables por el miedo. Resabios quizás de haber sido criados en él.  Abochornarlos, humillarlos.
Ojalá se llegue al hueso del asunto y no caiga en saco roto. Rompieron el pacto de silencio.
En principio parece ser que prefieren ir presos, cantar, a volver a ser aplaudidores (sic), No pueden ser tan arrastrados y ambiciosos para sostener sus industrias. No pueden...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario