3 jul. 2018

Una metáfora que no debemos olvidar.


El egocentrismo está muy mal visto. Lo vemos como antagónico de cuidar del otro.
Según cuentan los psicólogos la mayoría de las personas que acuden a terapia por ataque de pánico, depresión, relaciones de dependencia, separación, nido vacío o trastornos de personalidad, comparten algo fundamental: el haberse olvidado de sí mismos.
Todos recordarán la metáfora del avión y de cómo, en la explicación del auxiliar de vuelo se explica que en caso de despresurización de la cabina, de modo automático, desciende una mascarilla por cada asiento y que en caso de que se viaje con un niño, lo primero que se debe hacer es ponerse la mascarilla a uno mismo para ponérsela, después, al niño. Eso asegura en gran medida la supervivencia de ambos, ya que si por el contrario tratamos de poner la mascarilla al menor, podemos marearnos, desmayarnos y al final, acabar ambos sin mascarilla, con el riesgo que eso conlleva.
Renunciar a uno mismo para atender al otro suele llevar a que ni uno ni otro respiren.
El egocentrismo como ejercicio de ser el centro de la propia vida no es un gesto egoísta sino, probablemente, el primero de los pasos para poder ver al otro como otro y no como una extensión de uno mismo y así poder ayudarlo.
Por vivencia personal creo que falta poner el punto en el que cuida de un enfermo. Es el sostén por lo tanto es el que debe ser reforzado, contenido, para poder ayudar al otro. Las terapias se centran en los enfermos y el que lo cuida no tiene los cuidados adecuados. No nos olvidemos del avión. Una metáfora que no debemos olvidar: PARA AYUDAR PRIMERO AYUDARNOS.
Fuente
PD: Como diría Dolina, no te gastes buscando una idea, capaz que otro ya llegó antes a las mismas conclusiones que vos. Eso pasó en este caso. Asociación entre la metáfora del avión con hechos de la realidad. Y de personas autorizadas. Sirve, no?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario