8 oct. 2016

La inocencia se suele pagar cara...

Se debe preparar a los niños para las maldades del mundo. No sólo enseñarles a ser buenos, sino a saber reaccionar ante los atropellos, las prepotencias, las envidias, las intolerancias, los desprecios, los abusos. De eso no se salva nadie y la fortaleza interior es un arma como para que no te destruyan por ser demasiado bueno. No basta la indiferencia. A veces se necesitan otras herramientas para saber contrarrestarlas. O mejor, hacer el bien sin esperar nada de la vida, lo que viene que venga. Y...viene. El punto es la inocencia...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario