28 oct. 2015

Eso....

Los límites los ponemos nosotros. Y somos nosotros los que nos dejamos atropellar. En política cuando uno deja los lugares vacíos, alguien lo ocupa. Y los argentinos estamos acostumbrados a dejar los espacios vacíos y los ocupan los tramposos. Fíjense qué simple es poner los límites....
A veces se pasan los límites para no cometer una infracción, como elección entre dos males. El amarillo del semáforo es corto, no hay semáforos que te indiquen el tiempo que hay para pasar y podés tener que frenar para no pasar en rojo y te encontrás que el auto de atrás no te deja lugar para volver a un lugar adecuado.
Pero hay muchos que pasan los límites con impunidad y es el pueblo el que puede enseñarles que no pasen los límites de las rayas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario