9 ago. 2015

Pongamos las culpas en su lugar

Años que venimos viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Reforzamos al oficialismo disculpándolo de todo y el mínimo error de la oposición se marcó hasta el paroxismo.
No nos atrevemos a ver,  por un lado, quién hace el mal, por error, por omisión, por distracción, por inoperancia, por pelear por trocitos de poder en vez de sentarse a ver los problemas y, por el otro lado, quien no puede arreglarlo porque no tiene el poder para eso?.
La oposición no tuvo voz ni voto, porque los desarticulamos no dándole el voto y dejando al oficialismo con plenos poderes y resulta que la oposición tiene la culpa de TODO.
No nos atrevemos a participar en política y nos ensañamos con los cuatro locos que lo hacen. No nos atrevemos a supervisar las elecciones y después decimos yo no lo voté, vos no lo votaste y están los mismos que organizan los comicios y los recuentan.
Y mirá cómo estamos!!!!. Ya la flotación no es la del dólar, la flotación nos abarca en la barca improvisada de los que quedan desamparados. Y nos comemos la ficción, sin energía pero con una vaca muerta (realmente el nombre lo dice todo), sin deuda pública pero con acreedores buitres que nos embargan, sin drenajes cuando llueve, sin reservas de agua cuando hay sequías, con accidentes de trenes que no son tales, sin Cromagnon que se pueden evitar.
El problema no es el dolor que nos produce, no es el resentimiento ni la indignación, el tema es la SOLUCION DE LAS CAUSAS, es encontrar la salida y poner las culpas en su lugar. Me refiero a intendentes, gobernadores, presidentes, jueces. Hoy tenemos una herramienta, si no la usamos la culpa, la culpa la tenemos nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario