26 may. 2015

Si estás atravesando un mal momento...

Y apóyate en los afectos verdaderos. Los que te van a sostener y aliviar el cansancio.

Recordamos este poema anónimo ya publicado, sí?:

Si me ves cansado fuera del sendero, /ya casi sin fuerzas para hacer camino.
Si me ves sintiendo que la vida es dura, /porque ya no puedo, porque ya no sigo.
Ven a recordarme como es un comienzo, /ven a desafiarme con tu desafío.
Muéstrame la garra que se necesita/para levantarse desde lo caído.
Trae a mi memoria que también hay puentes, 
/que también hay alas que no hemos visto.
Que vamos armados de fe y de bravura,
 /que seremos siempre lo que hemos creído.
Que somos guerreros de la vida plena,/y todo nos guía hacia nuestro sitio.
Que un primer paso, y que un nuevo empeño,
 /nos lleva a la forma de no ser vencidos.
Que el árbol se dobla, se agita, estremece, /deshoja y retoña, pero queda erguido.
Que el único trecho que da el adelante /es aquel que cubre nuestro pie extendido.
Siéntate a mi lado, tómame las manos,/entra por mis ojos hasta mi escondrijo.
Y dime SE PUEDE e insiste, SE PUEDE,/hasta que yo entienda que puedo lo mismo.
Qué tu voz despierte, desde tu certeza,/al que de cansancio se quedó dormido.
Y, tal vez, si quieres, préstame tus brazos, /para incorporarme, nuevo y decidido.
Qué la unión es triunfo /cuando hombro con hombro vamos,
¡sí SE PUEDE!, con el mismo brío.
Y vendrá contigo una madrugada,
la voz insistente para un nuevo inicio./
Que abriré otro rumbo porque SÍ he creído,
que siempre SE PUEDE... SE PUEDE, mi amigo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario