3 nov. 2014

No existe relato sin personaje.

Así como no existe relato sin personaje, no existe relato de un solo personaje. Necesita de otros con quien contrastarse, reconocerse o diferenciarse. No importa la forma que este otro tenga, siempre estará presente y relacionado de alguna manera.

El personaje dramático se diferencia del de la novela, porque mientras que en ésta es mostrado por otro, en la escena es mostrado. La novela lo extiende en el tiempo y en el espacio, en momentos muy diferentes y distantes entre sí.
Diría que mientras la Presidenta dramatiza y se muestra, los medios opositores novelizan el relato mostrando a cada rato la acción. Ambos se complementan y se sostiene. No hay programa político de TN donde no muestren partes de la escena de la Presidenta, para denostarla, para complementarla, para analizarla. Un programa de Lanata fue ocupado desde el comienzo al fin con partes de la acción de la “personaje” en su evolución, novelando su historia. Hasta los libros publicados por periodistas la convierten en personaje, hasta erótico.
La Presidenta no se diferencia, no se contrasta ni se reconoce en la oposición, sino en los medios llamados opositores y de los que siempre amaga con cerrarlos y nunca los cierra.
Resultado de esa confrontación, la “personaje” logra protagonismo y mantiene más rating que nadie: está en los programas afines y está en los llamados programas opositores. No hay oposición que tenga los minutos de aire que ella tiene, por cadena, por los noticieros y por los llamados programas políticos, más la propaganda que tiene en los canales afines.
Y si les agregamos aquellos collage que reenvían con su foto por Facebook la misma gente que se cree opositora, haciéndole el juego al personaje, ni hablemos. Se imaginan si Coca Cola tuviera la publicidad que logra esta mujer por acción u oposición pero confirmando el relato?.

Si los medios hubieran logrado la oposición encarnada en opositores y no en la confirmación del relato, otra hubiera sido la historia.
Si hubo relato, si hubo personaje, los medios tuvieron algo que ver. Miles de girasoles pueden estar equivocados, pero les vendieron el Sol.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario