2 ago. 2014

Cuando te fallan las presuposiciones


Un joven científico, de muy pocas luces, se encuentra en su laboratorio experimen tando con un sapo al tiempo que toma sus apuntes...
El científico le dice al sapo: -¡Salta!
Entonces el sapo, naturalmente salta. 
El científico toma nota: “el sapo salta cuando se lo ordeno”. 
Agarra su bisturí y procede a quitarle una pata.
Ahora vuelve a decirle: -¡Salta sapo!
El sapo, con algo de dificultad, vuelve a saltar de todos modos.
 El científico nuevamente toma nota: “sin una pata, el sapo sigue respondiendo.” Entonces el científico le quita otras 2 patas
.Vuelve a darle la orden al sapo y el pobre, con muchísima dificultad, procura continuar saltando, a lo que el científico toma nota. 
Finalmente, el desgraciado le quita la última pata y vuelve a dar su estúpida orden.
El pobre sapo, no se mueve.
Entonces el científico anota: “sin patas, el sapo no escucha.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario