3 jul. 2014

Nuestra realidad es como la de la Luna.

Si vemos una Luna en las aguas inmóviles de un pequeño lago, sabemos que ésa no es la Luna, es el reflejo, porque el original está en el cielo.
Si nos referimos a su luz,  pareciera emanar del satélite de la Tierra, parece propia de la Luna,  y si no lo estudiáramos lo creeríamos así, pero en realidad es el reflejo de la luz del Sol.
Pero lo más extraño es que el Sol durante la noche es invisible a nuestros ojos.

Nosotros, los argentinos, no sabemos quién es el Sol.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario