30 may. 2014

Un país abierto y un país cerrado

Cuando estudiamos el desarrollo de la Provincia de Santa Fé y vimos cómo se ponía en movimiento ese "desierto fértil" donde los inmigrantes que vinieron sólo encontraban pasto. Ni un árbol. Todo desértico. Y a  partir de allí se fue construyendo, con trabajo, con ingenio, con sacrificio, con penurias una Provincia pujante, que a los pocos años estaba inserta en el mundo como productora de alimentos. Con un ferrocarril que en su evolución formaba un pueblo en cada estación que daba trabajo a carpinteros, vidrieros, herreros, albañiles. Y así CRECIA la Argentina. Con la ayuda de capitales de todo el mundo. Capitales carroñeros y capitales constructivos, que aportaban al desarrollo de ese "desierto fértil" que era nuestra querida Argentina.
Luego vinieron los tiempos de saqueo, en los que fueron cerrando lo abierto, sin consideración, sin reinserción de la mano de obra que se iba desocupando. Rosario era un centro metalúrgico importante, en cada uno de los galpones encontramos gimnasios, centro de paddle, centros culturales. NADIE hizo nada para aprovechar esas instalaciones que hoy saldrían fortunas hacerlas.
Se produjeron los cambios de cultivo de los del tipo de recolección manual como el algodón, los porotos, las cañas de azúcar  por la soja e iban quedando comunidades enteras sin trabajo, sin alternativas.
 Donde "trenes que paran, trenes que cierran" fueron dejando pueblos fantasmas, sin trabajo y sin conexión, con una gran migración hacia los costados de las grandes ciudades, en búsqueda de changas, viviendo en chozas inhumanas, formando las "favelas argentinas" o villas miserias. Recuerdo, hará unos 25 años un amigo pasó a buscarnos y nos llevó a una "excursión" por la Circunvalación de Rosario para que viéramos cómo estábamos rodeados de villas. Los asentamientos eran incalculables.
 Por otra parte, cada crisis que tuvimos expulsó a miles de inteligencias argentinas que tenían inteligencia emocional como para poder  buscar su camino fuera del país: en química, en computación, en odontología, en oficios de todas clases. NADIE hizo nada para contenerlos y que aportaran su inteligencia para salir adelante. A alguien le conviene un país achatado, venido a menos. Éste no es un proyecto de estos delincuentes solamente.
 NADIE se sentó en una mesa con un mapa encima de ella para decir: y acá qué hacemos?. Qué producimos?. Y si devolvemos el tren?.  Y si ponemos fábricas que procesen lo que se produce en cada zona para exportar?: chanchos, frutas, harinas, algodones. Y si tomamos la información de la demanda que hay en el mundo que requiera mano de obra?. Y si hacemos proyecto, NO FARAONICOS, como los de Schoklender, sino organizados, en cada pueblo, con producción rural o industrial?. Y si nos fijamos qué energía renovable se puede desarrollar según las geografías que tenemos (eólica, solar, biogás). El turismo temático de un país de inmigrantes?. Investigación por zonas como hicieron los jesuitas?.
No, ellos se ponen con un mapa arriba de una mesa cuando tienen que contar quiénes tienen los votos para negociar. Y siguen en la economía de especulación y lavado de dinero,Hay un país abierto y un país cerrado. Eligieron el cerrado y en eso están todos. La economía se mira en el valor del dólar, en los créditos internacionales, en la inflación, NADIE la mira en una APERTURA Y UN CRECIMIENTO basado en el trabajo y la inteligencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario