28 feb. 2014

Eran tiempos de lectura

Una asturiana llegada a los 3 años en 1890 nos dio el ejemplo cultural europeo de aquellos tiempos.
En principio se radicaron en Carnerillo, cerca de Río Cuarto (Córdoba), donde su padre, ayudado por un primo, con el trabajo de peón de estancia, mantendría a su mujer y a esos 3 niños traídos de España.
Posteriormente Rosario será testigo de su historia. Vinieron con un trabajo en la Refinería de azúcar hasta que nos encontramos, con el pasar de los años, en el punto que quiero llegar: su propia fábrica de escobas, en calle San Juan entre Crespo e Iriondo. Para que nos ubiquemos qué significaba vivir cerca del 1900 en ese lugar , desde allí hasta la Escuela San Francisco (Mendoza y Avellaneda) eran todos campos de alfalfa particulares, alambrados.
Volviendo a nuestra asturiana y sus cuatro hermanos, muy digno es saber que esta muchachita, la mayor de todos, mientras sus hermanos y padre fabricaban las escobas tenía una función: LES LEIA. Novelas, historias. Todo les interesaba. Pensar que mi abuelo (porque de mi abuela  Luisa estoy hablando), la conquistó regalándole los versitos que venían dentro de los paquetes de cigarrillos!!. La lectura signó su vida.

Y como broche de oro, nos cuenta Dory: “Mi papá (su hermano, también nacido en España) referenciaba que cuando se inauguró La Bola de Nieve (Córdoba y Laprida) , año 1906, había un concurso: prendían una vela y había que calcular cuánto duraría. Él venía casi todos los días al centro, con algunos de sus hermanos a vender las escobas y habían participado. En 1906, él tenía 19 años y su hermana, María Luisa, 22 ó 23 años. Era el tiempo de las lecturas.”

Gracias Dory por tu testimonio- Hermoso todo lo que puedo rescatar de la memoria familiar. Un orgullo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario