15 ene. 2014

El utópico momento de la delgadez

Algunas personas dicen:
"Cuando baje de peso me caso, empiezo a estudiar, viajo, comienzo un curso".
Otras van más lejos aún y depositan en la delgadez expectativas que no cumplieron en su vida:
"Cuando adelgace voy a ser feliz, se arreglará mi matrimonio, tendré más amigos, se solucionarán mis problemas económicos, laborales y sentimentales".
Este modo de pensar trae aparejados dos inconvenientes:
1) Que probablemente no haremos nada hasta que la balanza nos autorice.
2) Que al no hacer nada durante el proceso de adelgazar, la chance de bajar de peso y mantenernos se verá comprometida.
Decirse a sí mismo que cambiará sólo cuando haya adelgazado (o terminado un trabajo o encontrado a alguna persona o cualquier otra cosa fuera de nuestra voluntad como que el país mejore después del 2015) es no comprender que la felicidad y el bienestar no son situaciones hechas, sino que se van haciendo a medida que se avanza por la vida. Por eso, mientras baja de peso debe ir haciendo los cambios necesarios, sin el esperar el utópico, idílico, momento de la delgadez.



"Quien aspira a mucho, usualmente se siente defraudado por lo que realmente pudo conseguir"
Dr. Cormillot

No hay comentarios.:

Publicar un comentario