19 nov. 2013

El placer estético de un desnudo humano


La belleza de esta fuente es imposible de describir sin verla de cerca. Los músculos, las inclinaciones, las proporciones son perfectas. Es una obra realizada en mármol blanco de Carrara que actualmente se halla en la Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires.
 El hombre en cada época ha tenido sus delirios y así lo indica la reacción ante esta obra de arte mayor, que no tiene nada que envidiar a las más famosas del mundo. Los detalles sobrepasan lo imaginario.
En1903, las críticas moralistas a la fuente de Las Nereidas de Lola Mora  no permitieron que la obra se emplazara en el centro de la Plaza de Mayo, de Buenos Aires. Una lástima.
 Ella replicó a los ataques a sus Nereidas, con altura y lucidez. "Lamento profundamente que el espíritu de cierta gente, la impureza y el sensualismo hayan primado sobre el placer estético de contemplar un desnudo humano, la más maravillosa arquitectura que haya podido crear Dios", se limitó a decir entonces. Con la razón contrarrestó a la censura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario