30 sep. 2013

Hijos de la misma madre.


Habla un español, Arturo Pérez Reverte, pero observen las similitudes de problemas con el nuestro. Les dejo al pie el link para que puedan leer el artículo completo. Vale la pena.
Al principio habla de lo que no se suele hablar. Nos da con un hacha a los votantes, supongo que no sólo de España. Habla de: la desconfianza que siento hacia nosotros los gobernados: sin víctimas fáciles no hay verdugos impunes. Siempre sostuve, porque así me lo dijeron de niño, que los únicos antídotos contra la estupidez y la barbarie son la educación y la cultura. Que, incluso con urnas, nunca hay democracia sin votantes cultos y lúcidos. Y que los pueblos analfabetos nunca serán libres, pues su ignorancia y su abulia política los convierten en borregos propicios a cualquier esquilador astuto, a cualquier lobo hambriento, a cualquier manipulador malvado. También en torpes animales peligrosos para sí mismos. En lamentables suicidas sociales.
Pero el otro problema que parece estar también en el ADN argentino (hijos de la misma madre)es de dónde viene esa vileza, esa ansia de ver al adversario no vencido o convencido, sino exterminado. La falta de cultura no basta para explicarlo, pues otros pueblos tan incultos y maleducados como nosotros se respetan a sí mismos. Quizá esa Historia que casi nadie enseña en los colegios pueda explicarlo: ocho siglos de moros y cristianos, el peso de la Inquisición con sus delaciones y envidias, la infame calidad moral de reyes y gobernantes. Pero no estoy seguro. Esa saña que lo mismo se manifiesta en una discusión política que entre cuñados y hermanos en una cena de Navidad es tan española, tan nuestra, que me pregunto quién nos metió en la sangre su cochina simiente. Desde ese punto de vista, el español es por naturaleza un perfecto hijo de puta. Por eso necesitamos tanto lo que no tenemos: gobernantes lúcidos, sabios sin complejos que hablen a los españoles mirándonos a los ojos, sin mentir sobre nuestra naturaleza y asumiendo el coste político que eso significa. Dispuestos a decir: «Preparemos al niño español para que se defienda de sí mismo. Eduquémoslo para que conviva con el hijo de puta que siglos de reyes, obispos, mediocridad, envidia, corrupción, violencia, injusticia, le metieron dentro».   

Parafraseándolo: Preparemos al niño argentino para que se defienda de sí mismo. Eduquémoslo para que conviva con el enano fascista que siglos de corruptos, mediocridad, envidia, violencia, injusticia, le metieron adentro. Educando al soberano, diariamente.

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/774/conmigo-o-contra-mi/
 
Disculpas por la mala onda ´pero como dice Boris Cyrulnik (psiquiatra)"Hay que darle un significado a la desgracia. Si no lo entiendo, no puedo reaccionar y estoy sometido al malestar. Si mi mundo vuelve a ser coherente, si le doy un sentido, tengo una estrategia para volver a vivir." Y tenemos que encontrar la forma de salir de tanta corrupción y locura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario