7 jun. 2013

El estilo de la Gran Gatsby.

Un seminario realizado en Santiago de Chile sobre periodismo y salud mental (organizado por la Sociedad Chilena de Salud Mental) llegó a la conclusión de que la frecuencia y el énfasis con que determinados hechos delictivos, protagonizados por jóvenes ocupan los titulares de los medios, pueden producir dos nefastos efectos: multiplicar el fenómeno por imitación y transformar a los lectores, televidentes o radioescuchas en individuos insensibles frente a la violencia. "Los medios de comunicación van transformando los hechos en una normalidad, en el sentido de la frecuencia con la que ocurren y las personas los van incorporando como una posibilidad", explicó el psiquiatra Gustavo Murillo, secretario de dicha sociedad. La imitación de conductas es uno de los fenómenos que inquietó a los especialistas (principalmente en los adolescentes que no han alcanzado el desarrollo moral necesario para comprender y cumplir reglas sociales). "El peligro de recibir información de hechos violentos en forma permanente y detallada es que perdamos la capacidad de asombro y vayamos insertando la violencia en nuestra conducta diaria".
Esto lo escribía en el año 2004.  No es de extrañar estos antecedentes como la base de los cambios de conducta en nuestra sociedad donde la violencia pasó a ser moneda corriente con cambios de modalidad:  les sacaron el monedero a una anciana, salideras bancarias,  entraderas a los hogares, asaltos a country,  roturas de ventanillas para robar las carteras y así sucesivamente. Ahora los 5 balazos mexicanos a chicos entre 17 y 20 años se convierten en moneda corriente. Jugando a los pistoleros, no?.
Y los grandes???. Ya no se conforman con la chica, ya los hechos de corrupción  se reflejan sin discusión, sin paliativos, sin defensa y hasta banalizados como hechos de farándula y se presentan a la juventud como: Qué bueno ser de La Cámpora!!!.Te hacés rico enseguida!!!. Vivís en Puerto Madero!!. 



El que tenga bases ética puede condenar este proceder. Para otros puede resultar interesante.
No podemos ver lo que pasa desde nuestra ética. Son modelos o antimodelos?.Los chicos imitan conductas. Las nuestras?. O las de la Gran Gatsby?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario