11 abr. 2013

Se cayeron los efectos especiales...

Tengo la sensación que las derrotas que está teniendo el Gobierno no vienen de jugar contra una oposición. Al Gobierno lo está atacando su propio modelo que hace agua y  choca contra su inoperancia. Quiso jugar solo y se está derrotando a sí mismo.
Las batallas se ganan en la mente y se pierden en la mente. La gente ya se ha dado cuenta que aunque no tenga alternativas, porque han destruido a sus oponentes políticos, este gobierno nos lleva a la nada. Y no sólo a la nada. Tras 10 años de crecimiento a tasas chinas, cuando la realidad te aplasta, de nada valen los efectos especiales y cuando se cae la máscara el efecto es decepcionante.
Por ahora podemos decir esto. Se cayeron los efectos especiales. La gente ya se dio cuenta. Se cayó la máscara. Sabemos, a mi manera de ver, que pueden manipular el resultado de las elecciones, pero lo que no están pudiendo manipular es la mente de los argentinos, hasta extremos que les quiten la libertad sin que se dé cuentas.
Piensen esto: durante 10 años uno pesa 2 kilos más por año. Fisonómicamente no se va dando cuenta porque el aumento diario es mínimo. Pasaron los 10 años y se encuentra con 20 kilos más. Ya la gordura no se puede tapar. No hay entalles en la ropa, color que disimule, que tape esos 20 kilos de más. Así la inflación, las muertes en rutas, las muertes en trenes, las muertes en robos, las muertes por inundaciones están derrotando a este Gobierno. Es una condena que no se puede adjudicar al Gobierno anterior.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario