28 oct. 2011

El domingo no perdió la oposición

La oposición hace mucho tiempo que perdió. No supo ver la construcción del poder que se fue gestando desde el 2003 y que se concretó en el 2007 cuando con el tema de la CONCERTACION se chupó al radicalismo, el único partido con bases en todas las provincias. Antes estaban los peronistas (PJ) y los radicales (UCR). Kirchner puso como candidato a vicepresidente a un radical en la fórmula Cristina Kirchner(PJ)-Julio Cobos (UCR), inconcebible para el que conociera algo de política. Y el radicalismo dejó de ser un partido independiente. Primero se dejó castigar por el mal gobierno de de la Rúa sin ubicarlo en la dimensión que correspondía y luego se dejó cooptar como los mal llamados “radicales K”.
El que lea esto desde otro país y no entienda qué son los radicales K, les explico: la gente los vota por ser radicales pero en realidad responden al kirchnerismo. Es como si uno fuera de Boca pero los goles que hace se los ofrece a River. Captan los votos porque no son “demasiado” kirchneristas, son un poco menos kirchneristas que los kirchneristas, o un poco menos peronista, se entiende?. No son del PJ pero obedecen al PJ.
Cuál era la oposición real en el 2007: Elisa Carrió. Qué hicieron entonces?. Pusieron a Lavagna, que había sido Ministro de Economía de Duhalde y de Kirchner, como candidato a presidente oponiéndose a Cristina, con peronistas no kirchneristas, radicales, desarrollistas. Qué hizo Lavagna cuando terminaron las elecciones y ganó Cristina?. Le fue a entregar los votos obtenidos (el famoso efecto ameba del que les he hablado en distintas oportunidades). Radicales por acá, radicales por allá, sin identidad ni personalidad, apéndices de otros partidos.
Y el armado de la “oposición” en el 2009??? Kirchner dijo “perdimos por muy poquito”. Y claro, si la mal llamada oposición estaba llena de caballos de Troya como Felipe Solá que, al igual que Lavagna, se hizo el enojado para postularse como oposición. Uno no ve los soldados que succionan en sus listas sábanas y que hacen el número al momento de votar. El resultado no fue un Congreso opositor, los pocos que lo fueron hicieron lo que pudieron, pero no pudieron sacar ninguna ley importante.
Carrió no tiene referentes en el país, no armó partido, no armó bases juveniles, no pudo consolidarse y le salió Binner que tenía el mismo “mercado” que ella, pero con algo que mostrar, una provincia gestionada con un frente, pero que tampoco hubiera hecho nada sin los radicales. En Santa Fé Binner pudo en el 2007 alcanzar la gobernación porque él tenía el liderazgo, los radicales las comunas y los que apoyaban a Carrió a presidenta lo votaron para gobernador. Hoy dejó a su delfín (Antonio Bonfatti) al frente de la gobernación en situación bastante comprometida, con toda la legislatura dominada por el peronismo. Sin embargo, sus votos en Santa Fé, los mismos cercanos a 700.000 votos que la Dra. Carrió en el 2007, los obtuvo gracias a los votos radicales.
Si el radicalismo no recupera su mística, su dignidad y su independencia (muy improbable a ojos vista) y no tiene estrategias acordes a los tiempos de corren, poniendo a sus mejores cuadros al frente del partido, los que no comulgan con el gobierno no tienen alternativas posibles. Por eso digo que la oposición hace tiempo que perdió.
Si algo tengo que reconocer del kirchnerismo es su maestría para destrozar a la oposición con estrategias, dinero o amenazas. Hasta ahora lo logró, como dije ayer la vida es como la bicicleta uno se cae cuando deja de andar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario