2 nov. 2010

Crece donde nada crece: la quínoa

Ya nos referimos en otro momento a la quínoa. Encontrar un alimento, con alta capacidad de nutrición y que crece donde nada crece, es encontrar oro en polvo.

“Donde nada crece, la quínoa está de pie. En los altos desiertos de los Andes o en los llanos pampeanos, con temperaturas bajo cero o que superan los 30º, este pseudocereal altamente nutritivo sólo quiere vivir. Este "grano madre", como lo llamaban los incas, soporta estoico condiciones extremas y logra desarrollarse en terrenos tan salinos como el mar, según demostraron recientemente científicos de la Argentina y Alemania.
"Las plantas de quínoa fueron sometidas durante el desarrollo a diferentes niveles de salinidad. Algunas recibieron hasta 500 milimoles de cloruro de sodio, es decir, como si crecieran en agua de mar. Los cultivos crecieron y produjeron semillas de calidad".
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1320422

Y cómo se come?. Pués, acá traemos una receta que puede sacarnos de la duda.
PASTEL DE QUINOA E HINOJO:




Ingredientes
1 vaso (150ml) de quínoa – 2 vasos de caldo vegetal – 2 bulbos de hinojo – 1/2 pimiento rojo – 3 huevos – 200ml de nata líquida 33% – 1 lámina de hojaldre – aceite de oliva virgen extra – pimienta negra – sal

Lavar la quínoa un buen rato en un colador bajo el chorro de agua para eliminar el jabón natural que la recubre. Poner a cocer con el doble de caldo y un poco de sal. Cuando hierva, poner a fuego lento, tapar y dejar 15 minutos. Retirar del fuego y dejarla con todo el líquido hasta que enfríe y lo termine de absorber. Cortar el hinojo en láminas finas, el pimiento en tiras y rehogar unos minutos en un poco de aceite, con una pizca de sal. Incorporar la quínoa y saltear todo junto. Batir los huevos y la nata, salpimentar y mezclar con el salteado anterior. Colocar una lámina de hojaldre en la base de un molde circular desmontable engrasado, y verter por encima la mezcla. Hornear a 180º, placa inferior y aire, durante 35 minutos. Gratinar ligeramente. Servir tibio.
De sabor muy agradable, que evoca a la nuez, y una textura entre el arroz y una leguminosa, se cocina de manera similar al arroz, pudiendo sustituir al mismo en muchos platos. Eso sí: siempre hay que lavarla abundantemente antes de cocinarla, ya que contiene en su superficie un jabón natural que, aunque ayuda a su larga conservación, le daría un sabor amargo al plato si no lo eliminamos.
www.delokos.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario