31 dic. 2019

Aprendiendo de los girasoles

Sabemos que ellos siempre buscan la luz del sol. Lo que muchos no sabíamos es que en los días nublados ellos giran unos hacia otros, buscando su energía. No se marchitan ni quedan con la cabeza gacha. Se miran los unos a los otros.
Eso es lo que nos enseña la naturaleza: si no tenemos sol, nos tenemos los unos a los otros.
 Qué seamos girasoles, todo el año, en la vida de alguien!!, dice el texto. Pero no nos olvidemos lo que también nos enseña el girasol: cuando madura ya no está buscando la energía fuera de sí, ya no gira, la acumuló durante toda su vida. Queda fijo mirando al este. Aprendió a esperar, supo que aunque el sol no se vea, está, y volverá por el este.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario