11 may. 2019

Museo del Mañana, Río de Janeiro

Museo del Mañana, no del futuro. 
Por fuera:

Atractivos de su interior:


Telas que danzan, se enredan, se separan, como magia. Parece un holograma pero son telas de verdad.
Pantallas interactivas con diferentes frutos que permiten ver desde la cáscara hasta la pepita interior del carozo.


Y todas esas cosas que no dejan filmar.
Una visión de lo que se ha hecho con el planeta, su historia y lo que se puede llegar a hacer por su bien.
Tengo preparada una idea sobre lo teórico y práctico de lo que ya se está haciendo. Lo prometo para otra entrada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario