22 abr. 2019

Y cuando no podés cambiar el final?.

Recibimos tantos cartelitos de estos. Todos parecen tener razón. Pero no todo es blanco o negro.
Hay veces que no puedes cambiar el final, es ineludible. Entonces qué hacés?.

Y esta mirada es interesante, los problemas no te diluyen, te convierten. Qué sabio que es!!!.  Asumís el problema y cuando lo asumís te transformás. Perdés el miedo. Y te integrás en la inmensidad de lo que ves como algo al que no querés llegar pero ya estás dentro. Eso da la calma. El hombre lo que no tolera es la incertidumbre. La certidumbre de aquello que lo envuelve te engrandece, te madura, te resuelve.
Y entonces, todas las mañanas lo saludás cálidamente:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario