5 mar. 2019

Ver cantar a alguien que no existe.

Lograron subir al escenario a un espectro, a un fantasma y hacerlo cantar con tanta realidad que interactúa con una orquesta que es real.
 Esa es la tecnología y cobran en Argentina hasta $3360 para verla el 20 de marzo. Aunque el público está consciente de que ella no está ahí, se deja llevar extasiada en cada aria interpretada por una de las mejores voces del mundo de la ópera.
Así se podrá volver a ver las figuras de Gardel, Tito Schipa o los Beatles cantando nuevamente.

En la novela "El caballero inexistente" de Ítalo Calvino la voz del caballero Agilulfo llegaba metálica desde dentro del yelmo cerrado, como si no fuera una garganta sino la propia chapa de la armadura la que vibrase. Y es que, en efecto, la armadura estaba hueca, Agilulfo no existía. Sólo a costa de fuerza de voluntad, de convicción, había logrado forjarse una identidad para combatir contra los infieles en el ejército de Carlomagno.
La inteligencia de Calvino, el autor, está en cómo los que lo rodeaban podían aceptar estar al lado de alguien inexistente:

Por ejemplo: Carlomagno pasa revista a la tropa y cuando llega a  Agilulfo lo interpela porque no le muestra la cara a su rey a lo que éste contesta: - Porque yo no existo, sire.
Ésta sí que es buena!!- exclamó el Emperador. ¡Ahora tenemos en nuestras filas un caballero que no existe!!. Dejadme ver.
 Obedece y el yelmo está vacío.
(...) El Emperador dio media vuelta y se alejó hacia las tiendas reales. Era viejo (dice el texto), y tendía a apartar de su mente las cosas complicadas. JA


Acá, en nuestro tiempo, "van a ver cantar" a María Callas, un holograma. Nos damos vuelta y nos apartamos de las cosas complicadas. Qué cosas veremos, Sancho?.
Les sugiero leer "La invención de Morel" de Adolfo Bioy Casares, publicado en 1940 para completar la idea de lo posible inventado por los escritores iluminados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario