19 feb. 2019

La risa de Voltaire...

Siempre se habla de la sonrisa de la Gioconda. Pero encontré una risa más significativa: la desdentada de Voltaire.

Voltaire (1694- 1778) encarnaba como pocos las aspiraciones de la Ilustración: la lucha contra la superstición y los dogmas, la defensa de los perseguidos por el poder civil o eclesiástico, y de la independencia de juicio, la apuesta por un modo de vivir epicúreo (conseguir la felicidad a través de la autarquía y la ausencia de la perturbación del alma) y una visión irónica de la existencia, empezando por la suya.
El pensador ruso Aleksandr Herzen decía que la risa entraña algo de revolucionario. No se ríe en las iglesias, tampoco en los palacios, al menos abiertamente, y hasta los siervos estaban privados de sonreír en presencia de sus dueños. Sólo los iguales ríen entre ellos, decía. Así que no le extrañaba que la risa de Voltaire haya sido tan movilizante..
La risa desdentada de Voltaire,volteriana, que  Jean-Antoine Houdon esculpió en sus bustos, bastaba para derretir la rigidez y el formalismo inexpresivo en el que se escudaban los poderosos de su época. 
Se dice que Houdon no sólo se preocupó de reflejar los rasgos físicos de los personajes de los que hizo las esculturas, sino también su carácter. El genio de Houdon pudo capturar a este brillante intelectual por medio de los labios, de los ojos.

La única forma de apreciar una obra de arte, un pensamiento, es poniéndolo en el contexto de su tiempo y preguntarse: de qué ríe Voltaire?.. 

En nuestra época, en nuestro país, la peor fue la risa de la impunidad, ladina y tramposa. Esa no es revolucionaria. Se padece. Anoche alguien dejó la risa.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario