10 nov. 2018

Purvis, el perrito valiente.

Se ve en primer plano. No es de pensar que con los cañonazos, ruidos ensordecedores, un perro acompañe a un General hasta en las batallas. Cuentan que fue así y lo pintan así. Es destacada su presencia históricamente.

En la batalla de Caseros sobresale la presencia de Purvis, que así se llamaba . Parece que el perro era celoso guardián de su jefe, quien lo mantuvo cerca durante toda la campaña; aparece incluso en los grabados que realiza Penutti y que se editan en la imprenta del Ejército Grande. El artista Juan Manuel Blanes lo incorporó en escenas bélicas que pintó para decorar el Palacio San José.

También Sarmiento se ocupa de él: "El perro Purvis, pues, muerde a todo el que se acerca a su amo. Esta es la consigna. Si no recibe orden en contrario, el perro muerde. Un gruñido de tigre anuncia su presencia al que se aproxima, y un ‘¡Purvis!’ del general, en que se le intima a estarse quieto, es la primera señal de bienvenida”.
Parece ser que Sarmiento no se llevaba muy bien con Urquiza y contaba que una vez se cruzó con Mitre volviendo de la carpa del General y lo primero que le preguntó don Bartolomé fue:" ¿No lo mordió Purvis?." (una chicana de esos tiempos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario