1 oct. 2018

Aníbal dixit: nosotros vamos a guardar silencio.



Con los choferes y los secretarios Fabián Gutiérrez(el más cercano a los Kirchner) , Daniel Álvarez y Roberto Sosa, confesando como arrepentidos, se rompió la estrategia de la "lealtad".
Con el "todos traicionan"  se rompió el tablero.

Explicamos una vez dilema del delincuente que es un modelo de conflictos, que ha sido profundamente estudiado por la Teoría de Juegos.

Podríamos parafrasearlo: varios delincuentes son detenidos y encerrados en celdas de aislamiento de forma que no puedan comunicarse entre ellos. El Juez sospecha que han participado en el robo del país, pero no tiene pruebas. Sólo tiene pruebas y puede culparlos de un delito menor,  cuyo castigo es de pocos años de cárcel. Promete a cada uno de ellos que reducirá su condena a la mitad si proporciona las pruebas para culpar al otro del robo del país.
Es decir: los puede culpar por pocos años sólo si todos guardan silencio.
Pero si prueba que robaron el país los puede culpar por muchos años y llevar a la jefa presa.
Si uno solo acusa, traiciona: a uno lo culpan por poco tiempo y a los otros por muchos años.
Si todos traicionan: van todos en cana y la jefa también.
La estrategia "lealtad" consiste en permanecer en silencio y no proporcionar pruebas para acusar al compañero . Lo dijo Aníbal, nosotros vamos a guardar silencio. Al no conocer la decisión del otro preso, la estrategia más segura sería traicionar, culpar al otro y yo quedar limpito. Si ambos traicionan, el resultado para ambos es peor que si ambos hubieran elegido la lealtad.
Creo que todo se soluciona si las estrategias las realizan en forma conjunta y ahí se termina la teoría. 
Y ahora Aníbal, dónde te escondés?.
Señor Juez, ya tiene todas las pruebas del robo al país, qué está esperando?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario