3 sep. 2018

Maltrato psicológico. Una pesadilla desapercibida.


El maltrato psicológico provoca serios problemas mentales para la víctima.
Y es que el maltrato psicológico puede ser silencioso en ocasiones, sin embargo, es devastador para la persona que lo sufre. La baja autoestima, puede ser tanto una causa como una consecuencia de que este fenómeno se manifieste.
Pero, ¿cómo son las personas maltratadoras? ¿Qué características presentan? A continuación puedes encontrar una lista con los rasgos o hábitos más habituales del maltratador.
Son personas llenas de prejuicios. Esto provoca que reaccionen de forma agresiva, resentida , ya que consideran que no hay motivo para evitar que impere su propia voluntad.
Pueden confundir porque no se muestran intolerantes al principio, sino que son encantadoras en las fases iniciales de la relación. Saben cómo comportarse, y su verdadero “yo” puede tardar un tiempo en aparecer.
Se caracterizan por poseer rasgos antidemocráticos e intransigentes. Temen ceder a las opiniones de los demás, porque cualquier crítica es percibida como un ataque a su identidad y a su manera de interpretar la realidad, no se plantean la posibilidad de que pueda ser una aportación constructiva. Si no les obedeces montan en cólera.
Culpabilizan, incomodan y provocan miedo a la víctima. Suelen hacer que la víctima se sienta culpable por cosas que ni siquiera ha hecho o cosas que ha hecho pero que no necesariamente están mal.
Además, por supuesto, los maltratadores psicológicos no hacen auto crítica, a no ser que se topen con una experiencia que les obliga a dar un cambio radical a su manera de ver las cosas.
A pesar de que estas personas no hacen autocrítica, sí que critican a los demás con gran facilidad. Buscan los defectos de la otra persona y les machacan emocionalmente con su debilidad, e incluso se inventan una debilidad para hacer que la víctima se sienta mal. No es crítica constructiva, sino una acción orientada a hacer que alguien se sienta mal para disfrutar con su reacción o para someterla.
Los cambios de humor son frecuentes en este tipo de personas, que pasan de un estado agradable al enfado o la ira en cuestión de segundos. Por tanto, pueden vivir en dos extremos, de ser encantadores pasar a ser personas horribles. Estos cambios de humor se deben muchas veces a su hipersensibilidad y a que suelen sentirse ofendidas con facilidad. Y resultan perversos porque después de maltratar se vuelven tan suaves que no permiten la reacción de la víctima.
Son personas que no se arrepienten de lo que hacen.
Como siempre están culpando a la otra persona, suelen adoptar el rol de víctima para justificar sus acciones.
Y lo peor, es que nadie se da cuenta!!.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario