18 ago. 2018

Estar de acuerdo con un grupo: una poderosa fuerza psicológica.


 

Para analizar el comportamiento de los afines a los Kirchner, que no pueden ver  la corrupción, han recurrido a citar los experimentos de Solomon Asch en 1951 (psicólogo estadounidense)
porque estudiaba el fenómeno de la conformidad grupal, o dicho de otra manera, en qué medida adaptamos nuestras opiniones a las del grupo en el que nos encontramos.
Interesante por eso investigué y se los acerco.
De hecho, Asch  demostró que lo habitual es que nuestros gustos y opiniones cambien en función de las influencias externas.
Este psicólogo trabajó haciendo test de percepción visual, con siete cómplices que daban todos una respuesta errónea a sabiendas. y termina demostrando que la conducta de la mayoría influía para que el evaluado, que ignoraba el experimento. se desdijera y diera la respuesta errónea como los demás. Les preguntaban a todos antes y cuando llegaban a él respondía mal igual que los demás. Si alguno respondía bien antes, ya se envalentonaba y respondía bien también.
Así demuestra, después de múltiples experimentos, que nos ajustaremos al grupo porque nos preocupa mucho lo que la gente a nuestro alrededor piensa o porque queremos ser agradables. Lo haremos incluso si no creemos en lo que la gente dice.
La dinámica de grupo es una de las más poderosas fuerzas dentro de la psicología humana,Se niega la evidencia de sus propios ojos y se sigue la de su grupo.

No sé si eso es fruto de una educación particular, de experiencia personal pero puedo contar un caso que viví que se contrapone a la investigación. Se puede ser diferente.
Una maestra explica un tema nuevo en una escuela primaria. Todo el curso de la mañana lo resuelve igual de manera incorrecta. No se sabe si la forma que lo explicó hizo que todo el curso pudiera cometer el mismo error.
Por la tarde da la misma explicación y el mismo ejercicio. Todo el curso menos tres alumnos lo resuelve mal. Estos tres niños le discuten fervientemente a la maestra un resultado “matemático”, que no tiene ni puede tener dos soluciones. La maestra los reta y los manda a sentar. Estos recurren a sus padres que llegan a la misma solución que ellos. No se entregan a lo que dice la mayoría.
Los padres van a hablar con la maestra que reconoce que se equivocó pero en principio no quiere decir nada y dejar el tema como está ya que puede perder la autoridad del aula. Luego lo aclara como debía ser.
Evidentemente esos tres niños no estaban dispuestos a adaptarse a un comportamiento grupal.
Es increíble cómo se puede hasta influir en algo tan lógico, tan palpable, tan comprobable como un resultado matemático. La conformidad grupal puede ser una regla, pero hay excepciones (3 en 60)-
 Y quieren que los kirchneristas vean la “realidad” que le enseñaron?.
 Estudiando las sectas y sus formas de reclutamientos de fanáticos encontré que la herramienta que más utilizaban era la pertenencia, que sería lo que se da por llamar dinámica de grupo. Esto lleva a incluso a matarse en masa como pasó con el caso del pastor Jones y sus seguidores.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario