12 may. 2018

El Papa le dice a los jóvenes que no se jubilen.


 Eso sería si uno los viera sin hacer nada y no es el caso de mucho jóvenes  NI NI (ni trabajan ni estudian).
No se crean que no trabajan, Algunos son esclavos de sí mismos y trabajan "obligatoriamente" de lo mismo, desde que se levantan hasta que se acuestan.
Sin descanso, sin el régimen de  descanso, que si lo hicieran bajo patrón sería trabajo esclavo. Creen que están jugando y en realidad tiene la misma estructura, similar a la de los bolivianos en las empresas  textiles, viven donde trabajan.
Hay un cambio de disciplina laboral, que la cumplen a rajatablas, sin darse cuenta de su esclavitud o de su pérdida de libertad.
Yo les diría que se jubilen y empiecen a disfrutar de la libertad, de la vida, del sol. Qué  rompan sus cadenas. Que hay algo de la vida que se están perdiendo. Que no obedezcan a ese patrón interno que los hace depender de ese trabajo, que les consume las energías que tendrían si soltaran las amarras. La vida los espera. Acepten el desafío. Todos tuvimos que dejar algo para ser libres. Todos pasamos tormentas. Todos necesitamos una mano que nos agarre fuerte para salir. Todos necesitamos amor del bueno. Jubílense.
Recordarle cómo es un comienzo. Algo que le alumbre para un principio. Qué se puede!!! Insiste. Se puede.

3 comentarios:

  1. Por lo visto, usted nunca jugó! O si jugó aún no entiende porque los "jovenes" pasan tando tiempo jugando...

    ResponderEliminar
  2. El juego siempre fue un aprendizaje para la vida. Si sigue siempre aprendiendo para la vida y no lo aplica, nunca vive. No se atreven a vivir.

    ResponderEliminar
  3. Stella Maris Coniglio13 de mayo de 2018, 15:31

    Además, que en los ratos de ocio uno juega, vea televisión o no haga nada qué se puede decir?. Pero si siempre se juega se convierte en esclavo de su entretenimiento. Es una lectura que me parece no tiene el Papa.

    ResponderEliminar