7 feb. 2018

A veces se va y no se vuelve.

La conmoción por la muerte de una periodista joven como Débora Pérez Volpin, por un estudio simple como una endoscopía, que  sólo  implica una sedación, nos pone frente a nuestra vulnerabilidad, que nos tiene que servir para reflexionar. A qué le damos importancia?. Qué es lo que dejamos para después?. En qué  taradeces nos enrollamos?. 
Porque  tenemos el tiempo prestado y no es para siempre!. No somos eternos. Nadie es eterno, ni nosotros ni nuestros seres queridos. Sólo existe el aquí y el AHORA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario