31 oct. 2017

Encontrar la fluidez, el secreto de la felicidad

La psicología no ha enfocado su atención en la felicidad, porque se ha centrado más en las patologías y en lo que afecta a la condición humana. 
En un momento de su vida, de posguerra, el autor del que nos ocupamos hoy se preguntó si el mundo era más que la inhumanidad, la pobreza, etc. Y reflexionó sobre qué es lo que contribuía a una vida digna de ser vivida.
El incremento en el bienestar material no parece tener efecto en cuan felices son las personas.
Trató de entender , dice, dónde en nuestra vida diaria, en nuestra experiencia normal nos sentimos realmente felices. Y para ello comenzó a mirar a personas creativas, a artistas, luego científicos y demás,tratando de entender qué los hace sentir que vale la pena. Pasaban su vida muchos de ellos no esperando ni fama, ni fortuna, pero hacían que su vida tuviera significado y valor..
La fluidez, dice Csikszentimihalyi, es el secreto de la felicidad: unos cuantos momentos en el tiempo donde te absorbe tanto una actividad que nada más parece  importarte.
"Cuando estamos involucrados en algo que requiere creatividad, sentimos que estamos viviendo más plenamente que durante el resto de nuestra vida", dijo Csikszentimihalyi en una conferencia TED en 2004. "Sabes que lo que necesitas hacer es posible de lograr, incluso si se trata de algo difícil, así que la sensación de tiempo desaparece. Te olvidas de ti mismo. Te sientes parte de algo mucho mayor".
Nuestro sistema nervioso solo puede procesar cierta cantidad de información a la vez, explica. Ésa es la razón por la que no puedes escuchar y entender a dos personas mientras te hablan al mismo tiempo. Así que cuando alguien empieza a crear, su existencia fuera de esa actividad se "suspende temporalmente".
"No le queda suficiente atención para monitorear cómo se siente su cuerpo, o sus problemas en casa. No siente hambre o cansancio. Su cuerpo desaparece". Una droga que no esclaviza, que permite entrar y salir, que te deja libre pero te aliena por un rato,  te enriquece.
Qué ocurre en tu cerebro cuando tejes
Se lo dedico a mis amigos felices cuando  pintan, o realizan esculturas, estudian teatro o cuando realizan tareas solidarias, cuando corren caminos, a los que tejen, bordan, cuidan nietos, sobrinos, inclusive a los que juegan por Internet con sus amigos invisibles o juegan al burako aunque pierdan. Conocen la felicidad. Esa parte de la vida que vale la pena ser vivida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario