21 ago. 2017

Qué el niño que tenemos adentro nos libere!.

Esta escultura maravillosa, nos brinda tantos mensajes que resulta fuertemente movilizante.
Se llama "Amor" ,  es del  escultor ucraniano Alexander Milov y fue una de las destacadas del festival de Burning Man del 2015 que se desarrolla anualmente en el desierto Black Rock de Nevada (EEUU).
Una opinión al respecto nos aporta datos interesantes. Observa  que el artista la explica así: "esto demuestra un conflicto entre un hombre y una mujer y la expresión interna y externa de la naturaleza humana.  Su interior está moldeado por criaturas transparentes, que tienen detenidas las manos por las rejas. Cuando oscurece, los niños empiezan a brilar. Ese brillo simboliza pureza y sinceridad, que unen a las personas y da la oportunidad de arreglar las cosas en tiempos sombríos".
Oliveratto agrega: cuando hay desentendimientos entre dos criaturas, ellas pelean, lloran, pueden hasta agredirse, pero ese conflicto no se extiende por mucho tiempo, luego se los ve jugando nuevamente, como si nada hubiera pasado.
 Los niños no pierden tiempo con el rencor, rabia u orgullo, ellos tienen ansiedades para vivir y disfrutar la levedad de la vida. Sus emociones son intensas y genuinas. Sus conflictos son rápidamente resueltos.
Evidentemente esas habilidades se pierden con el tiempo, pero Milov parece hacernos recordar que en tiempos sombríos debemos dejar que nuestro niño interior los libere de la prisión emocional que nos aprisiona.
Fuente
Una reflexión: pensar que a veces decimos: NO PELEEN, PARECEN NIÑOS.
Más respeto por los niños!!.Aprendamos de ellos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario