14 jul. 2017

Les come los sesos...

He aquí que me topé, por una de esas casualidades, con un pájaro muy particular: el caburé. Le dicen el "rey de los pajaritos" o "el tirano de la selva". Una especie de lechuza, que no mide más de 16 cm. y que sin embargo es un depredador de aves, inclusive  de las que lo superan en tamaño.
Se le atribuye un encanto similar a las sirenas. Su canto hace revolotear a las otras aves alrededor suyo, entre las que elige su presa. Tiene poderosas garras con las que atrapa a sus víctimas en vuelo para ultimarlas de un picotazo en la cabeza y "comerle los sesos", literalmente.
Sin embargo vean el poder que el folklore le atribuye al caburé:  como por su encanto  logra lo que quiere, al poseer sus plumas se puede tomar parte de su "suerte" .

Güiraldes en "Don Segundo Sombra", describe las peripecias que pasa un paisanito para cazar un caburé para obtener las plumas de la suerte y con ellas  rescatar a su china de las garras del hijo del diablo. Y el encuentro con ese ave lo describe así:
"vido (vió) que alrededor de un naranjo revoloteaban una punta de (unos cuantos)  pajaritos y dijo pa´ sus adentros:   -Allá debe de hallarse lo que buscás.     Gateando como yaguareté, se allegó (arrimó) al lugar y vislumbró al bicho parao en un tronco. Ya había muerto dos o tres pajaritos, pero seguía de puro vicio partiéndole la cabeza a los que se le ponían a tiro".

No puse la foto porque estoy segura, que Ud. lector advertido, puede reconocerla en cualquier diario actual.
Güiraldes agrega una advertencia interesante: "tiene el peso de todas las maldades del mundo". A lo mejor para tener suerte tengamos que "desplumarla".
Es difícil de medir qué pasaría...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario